Tutorial para fotografiar TENTE

Imagen de perfil de M.Cara

por

el 29 marzo, 2009 en Tutoriales

Este tutorial surge como una herramienta para todos aquellos que quieran que sus modelos de Tente, (customs, modelos de colección, reproducciones etc….) puedan mostrarse en todo su esplendor a través de unas fotografías lo más dignas posibles.

Es una pena que muchas veces nos quedemos sin apreciar detalles, o simplemente unas fotos oscuras nos priven de una construcción de enorme belleza que el autor tiene delante pero que por desgracia no llega hasta nosotros.

He tenido en cuenta a la hora de realizarlo el empleo de materiales y equipo que están prácticamente a disposición de todo el mundo. Realizado a demás en unas condiciones de luz nada favorables (por la noche) y usando un custom con piezas negras para que veáis cuán bueno puede ser el resultado siguiendo unos sencillos pasos.

Materiales para fotografiar modelos de TENTE

En este primer capítulo os muestro los materiales empleados que son:

1. Cartulinas para usar de fondo de nuestras fotos: Con una cartulina de color oscuro (negra por ej.) si las piezas son mayoritariamente de color claro y una de color claro (blanca por ej.) si las piezas son de color oscuro. No tienen por qué ser blanca o negra. Basta que contraste con el objeto a fotografiar. Un color gris neutro suele valer para casi todo pero tendríamos que ir a material de fotografía mientras que dos cartulinas en una papelería cuestan poco.

2. Cinta adhesiva: La emplearemos para fijar la cartulina a la pared y a la mesa y también podemos emplearla por si queremos poner el objeto en alguna posición concreta en la que no se quede por sí solo.

3. Pequeño trípode u objeto para apoyar la cámara (diccionario en este caso): Podemos usar cualquier objeto firme para apoyar la cámara si no tenemos un trípode. Yo he usado uno que venía de regalo en una revista pero otro objeto cumpliría igualmente esa función de servir de apoyo a la cámara.

4. Cámara: Aquí hay infinidad de opciones y variantes y por ello lo explicaré convenientemente al final. He usado una cámara compacta como las que tiene prácticamente todo el mundo. Es suficiente con que tenga modo macro.

5. Ubicación: Se trata de la cocina de mi casa que tiene una barra fluorescente en el techo (como casi todo el mundo). He elegido este emplazamiento porque las baldosas de color claro aportan claridad y porque hay espacio. También suele haber una mesa, un poyete o algo espacioso donde instalar el tinglado.

 


En este apartado vamos a preparar el escenario en el cual colocaremos nuestro tente para fotografiarlo. Se trata básicamente de buscar la mejor ubicación en la que tengamos amplitud para colocarnos, buena luz en la medida de lo posible y algo donde apoyar un fondo.

1. El emplazamiento: Siempre que se pueda es bueno hacerlo en un lugar en el que haya buena luz natural (no directa para evitar brillos y reflejos) o en su defecto un espacio que nos sea cómodo. No tiene porqué ser el que he empleado yo, pero como dije antes la cocina suele ser un sitio con amplitud.

2. El fondo: Para esto hay miles de alternativas pero por tamaño de la mayoría de customs o modelos comerciales la cartulina es una solución muy práctica. Como ya os dije en el apartado materiales el color de la misma irá en función de lo que estemos fotografiando y del contraste que queramos lograr con respecto al fondo. Tanto si usamos una cartulina como un trapo, una sábana o similar recomiendo colocarla de modo que haga suelo y pared. Me explico; esto es para que no aparezca en la foto la esquina que se forma entre la mesa y la pared en la que nos apoyamos. Así tendremos un fondo “infinito” muy práctico para luego poder editarlo digitalmente si queremos y más estético para resaltar el motivo en cuestión de la fotografía. Recomiendo elevar el fondo y el objeto a fotografiar con respecto a la mesa para tener más ángulos con los que jugar y poder hacer fotos desde abajo o al mismo nivel que enfaticen el modelo. (En la imagen lo podéis apreciar bien).

3. Colocación de la cámara: La distancia con respecto al objeto la tendremos que decidir en función del zoom de la cámara, es decir, a más zoom más lejos nos podremos poner (siempre zoom óptico, no usar el zoom digital). Y lo más importante, colocar la cámara sobre algo; ya sea un trípode, un libro o cualquier objeto firme por lo que explicaré en el siguiente capítulo.


He aquí lo más importante y el motivo por el que tantas veces las fotos no nos salen bien. Configurar la cámara para hacer este tipo de fotos es muy sencillo pero tenemos que tener muy en cuenta tres botones que están en prácticamente todas las cámaras (en distintas ubicaciones pero es casi imposible que no estén). Se trata del botón de modo MACRO, del botón de DISPARO AUTOMÁTICO y del botón de FLASH.

1. Modo MACRO: Debemos seleccionar esta opción en nuestra cámara, ya sea en el botón correspondiente o dentro de los distintos modos del menú. Si no veis el botón buscad dentro de los menús que seguro que está ahí. El modo macro lleva una configuración predeterminada para la cámara en la que priman aquellos parámetros aptos para fotografiar cosas “pequeñas y de cerca”, de ahí el simbolito de la flor porque habitualmente se identifica este modo con la fotografía de flores e insectos. Para cosas con tamaños grandes, fotos completas de barcos…puede no valer y será mejor usar el modo automático o normal de la cámara usando el modo macro para partes concretas y detalles. Para la gran mayoría de fotos os valdrá este modo.

2. Botón de FLASH: Con este botón podremos desconectar el flash. Esto es importantísimo ya que el flash directo a corta distancia sobre piezas de plástico con brillo da unos resultados muy malos. Debemos hacer estas fotos sin flash. Compensar la luz que aporta el flash se hace mediante el aumento del tiempo de exposición, para que se entienda, supone que el clic de la foto es más lento y deja que pase más luz. Pero para que al hacer esto la foto no salga movida y borrosa es necesario apoyar la cámara en algo y recurrir al disparador automático que explico a continuación.

3. Botón de DISPARO AUTOMÁTICO: Este botón es el que usamos cuando colocamos la cámara en un sitio y nos ponemos para salir nosotros también. Suele tener diez segundos que veremos parpadear en la lucecita y luego hace la foto. Hacer las fotos así es muy importante porque evitaremos que la foto salga desenfocada y movida. Si la hiciéramos nosotros con la mano (recordad que estamos sin flash) la foto saldría siempre movida y desenfocada.

4. Resumiendo: Pondremos la cámara en modo macro, la fijaremos delante del objeto, desconectamos el flash, activaremos el disparador automático y esperaremos a que haga la foto sin tocar la cámara y nos deberá quedar algo como lo que se ve en la foto.

 


La sesión de fotos fue realizada en ausencia total de luz natural y a un custom de piezas de color negro. Esto implica que el resultado no sea espectacular aunque si bastante digno. No obstante aún nos queda una posibilidad para arreglar fotos y es la edición digital. Yo uso Photoshop por lo que las opciones van referidas a este programa de edición.

1. Editar sombras e iluminaciones: Esta es una solución muy socorrida cuando la foto queda un poco oscura pero nítida. Esto tiene arreglo o se puede maquillar mediante la corrección de sombras e iluminaciones. Para ello seguimos la ruta siguiente en photoshop: Imagen/Ajustes/Sombras e iluminaciones. Variamos los niveles lo que veamos sin pasarnos para que no aparezca “ruido o grano” que son esas motitas que afean bastante.

2. Editar brillo y contraste: También podemos variar este parámetro dando un poco más de brillo y subiendo el contraste si fuera preciso. La ruta es: Imagen/ajustes/brillo y contraste.

3. Editar niveles: Esta opción sirve para compensar resultados en nuestras fotos en los que aparece un tono verdoso, rojo o azul excesivo. Esto viene a consecuencia de la iluminación que tenemos que puede hacer que pase esto (barras fluorescentes sobre todo). La solución es la edición de los niveles cromáticos. La ruta es: Imagen/ajustes/niveles/canal/. Seleccionaremos el canal (rojo, verde o azul) que queramos modificar y con la barra corregiremos hasta que la foto tome una tonalidad más natural.


En este capítulo os mostraré algunas otras posibilidades que existen para este tipo de fotografía.

Podemos contar en primer lugar con una cámara con más posibilidades como sería una reflex con flash orientable. Contar con este tipo de cámara, con un objetivo que tenga un macro medio decente y un flash que se puede inclinar para que no incida directamente (la sobreexposición tiene muy mal arreglo) nos garantiza unos resultados a priori mejores que con un equipo más básico como el que se ha usado para este tutorial. Dicho esto no quiere decir que no tengamos que tomar nuestras cautelas o que no valga lo antes explicado para unos materiales más básicos.





Otras opciones son las concernientes a fondos, iluminación extra, objetivos y flashes específicos para macro, equipo para bodegones y un largo etcétera donde gastarnos cuanto nos de la gana.

Una alternativa bastante económica con la que conseguir resultados bastante buenos es la utilización de una caja de luz difusa. Se trata de una especie de tienda de campaña donde meter el objeto de Tente a fotografiar que hace que la iluminación que pongamos se difumine sin brillos ni sombras molestos.

 

 

Deja una respuesta

Debes identificarte para comentar.

Abrir la barra de herramientas